Top 5 Enfermedades Comunes De Las Tortugas Acuáticas

Las tortugas acuáticas son mascotas muy populares, y muchas especies son coloridas, de tamaño modesto e inteligentes. Sin embargo, es importante comprender la responsabilidad a largo plazo que conlleva el cuidado de una tortuga acuática, y parte de ello, radica en aprender a identificar las enfermedades comunes de las tortugas acuáticas.

Cuando se cuida adecuadamente, las tortugas deberían vivir durante décadas. La mayoría de las especies requieren tanques bastante grandes con agua limpia y un volumen de agua adecuado. Como resultado, el cuidado de las tortugas acuáticas puede requerir más mano de obra que el cuidado de los reptiles terrestres como tortugas, serpientes o lagartijas.  Si quieres aprender sobre las enfermedades comunes de las tortugas acuáticas continua leyendo.

Enfermedades comunes de las tortugas acuáticas

A menudo, el cuidado requerido y la larga vida útil de las tortugas acuáticas hacen que los propietarios ya no quieran cuidarlas. Muchas tortugas no deseadas se entregan a refugios de animales o se liberan en la naturaleza, a menudo en hábitats no nativos donde pueden causar problemas como especies invasoras.

Las tortugas acuáticas pueden enfermarse, especialmente si no se cuidan adecuadamente. Un examen anual realizado por un veterinario con experiencia en el cuidado de tortugas es importante. Durante el examen, se puede evaluar la salud general de la tortuga y se puede discutir cualquier modificación en el cuidado de la tortuga.

Enfermedades Comunes De Las Tortugas Acuáticas

Las dietas pobres pueden provocar enfermedades nutricionales, las bajas temperaturas pueden provocar una respuesta inmune débil, la mala calidad del agua puede provocar problemas en los ojos, la piel y la cáscara, y una iluminación deficiente puede provocar huesos débiles. Incluso cuando se cuidan perfectamente, las tortugas son organismos vivos que pueden enfermarse como cualquier otro organismo.

Los signos de enfermedad a menudo incluyen pérdida de apetito, letargo, problemas de flotabilidad (por ejemplo, flotación lateral), ojos hinchados y secreción nasal. Estos signos no son específicos de ninguna enfermedad en particular, sino que son síntomas de la enfermedad. Si se observa alguno de estos signos, se debe programar una cita para ver a un veterinario.

Teniendo en cuenta esto, analicemos a continuación cuáles son las enfermedades comunes de las tortugas acuáticas:

1.- Enfermedades nutricionales en tortugas acuáticas

Las enfermedades nutricionales de las tortugas se han vuelto menos comunes en los últimos 30 años debido a la amplia disponibilidad de información sobre cría, dietas de tortugas disponibles comercialmente y productos de iluminación adecuados.

Clásicamente, el «caparazón blando» (un síntoma de hiperparatiroidismo nutricional secundario) es causado por una dieta inadecuada de calcio y vitamina D, un exceso de fósforo en la dieta y la falta de luz ultravioleta. La enfermedad es más común en las tortugas jóvenes, y los síntomas pueden incluir un caparazón blando, huesos rotos y debilidad.

Si se detecta temprano, la enfermedad es reversible con la corrección de la dieta y la iluminación, mientras que los casos más avanzados pueden requerir suplementos recetados. Durante el tratamiento, si el paciente está comiendo, debe mejorar su dieta agregando alimentos ricos en calcio y un suplemento de calcio y vitamina D3. Se debe proporcionar luz solar natural, si es posible, o luz artificial UVB.

La deficiencia de vitamina A en las tortugas con mayor frecuencia causa inflamación en los ojos. En el pasado, se veía comúnmente en tortugas jóvenes que estaban siendo alimentadas con carne de res, pollo, insectos o lechuga iceberg sin suplementar. Este problema se ha eliminado en gran medida con la disponibilidad de dietas completas de tortugas granuladas.

El tratamiento generalmente es efectivo con vitamina A con receta médica. Los veterinarios deben tener cuidado de no diagnosticar la deficiencia de vitamina A en un animal que ha estado en una dieta con vitamina A adecuada. A menudo, la inflamación de los ojos en estas muestras se debe a una infección bacteriana o viral, o la exposición a la luz ultravioleta excesivamente fuerte.

2.- Enfermedades infecciosas en tortugas acuáticas

Las infecciones es una de las enfermedades comunes de las tortugas acuáticas. Los organismos como las bacterias y los hongos a menudo son parte de la flora ambiental normal de las tortugas, y muchas bacterias se encuentran normalmente en la boca y el sistema digestivo de las tortugas acuáticas. A veces, sin embargo, estos organismos pueden ingresar a partes del cuerpo donde normalmente no deberían encontrarse, y luego puede desarrollarse una infección.

Las tortugas a menudo desarrollan infecciones del caparazón, el tracto respiratorio, la piel, las orejas y el tracto digestivo. En casos severos, la infección puede propagarse por todo el cuerpo a través del sistema circulatorio. Las infecciones de la concha pueden variar desde una infección superficial muy leve de la capa externa de queratina hasta la osteomielitis, que es una infección profunda y grave del hueso de la concha.

Las indicaciones de infección de la concha incluyen decoloración, sangrado, desprendimiento anormal de queratina, suavidad localizada de la concha y mal olor. Para algunas especies (por ejemplo, tortugas pintadas), es normal ver el desprendimiento de los delgados escudos de queratina del caparazón a medida que la tortuga crece, y esto no debe confundirse con la infección.

Las infecciones respiratorias pueden variar desde simples infecciones sinusales hasta neumonía potencialmente mortal. La infección del oído (otitis) causa abultamiento de la membrana timpánica en el costado de la cabeza.

Enfermedades Comunes

De igual forma, las infecciones del sistema digestivo, especialmente las infecciones parasitarias, pueden causar diarrea o sangre en las heces. Numerosos parásitos internos causan enfermedades en los quelonios, que a menudo afectan el tracto digestivo, el sistema circulatorio, el hígado y los riñones. Específicamente, los trematodos (gusanos) y los protozoos como la Entamoeba pueden causar daños significativos. Si bien algunas infecciones permanecen dentro del tracto digestivo, Entamoeba puede extenderse a los riñones o el hígado.

El tratamiento de las infecciones dependerá del diagnóstico exacto, por ejemplo, qué partes del cuerpo están infectadas, qué organismos infecciosos están involucrados y la gravedad de la infección. Un examen físico completo y pruebas de diagnóstico permitirán al veterinario desarrollar un plan de tratamiento. Es posible que se requieran pruebas como cultivos, análisis de parásitos fecales, radiografías (rayos X) y biopsias.

Para algunos tipos de infección o enfermedades comunes de las tortugas acuáticas, es posible que se necesite cirugía para eliminar el tejido infectado o muerto. Los medicamentos como antibióticos, antiparasitarios y antifúngicos pueden administrarse por una variedad de rutas, incluidos los métodos tópicos, orales, inyectables o incluso nebulizados. Al igual que con todos los reptiles enfermos, el mantenimiento de temperaturas ambientales y nutrición adecuadas es esencial durante el tratamiento de enfermedades infecciosas.

3.- Enfermedades reproductivas en tortugas acuáticas

La cría en cautividad de quelonios acuáticos ahora es una de las enfermedades comunes de las tortugas acuáticas, ya que proporciona especímenes saludables para la industria de las mascotas y cumple una importante función de conservación para algunas especies. Durante el curso del ciclo reproductivo, especialmente para las tortugas hembras, existen numerosas oportunidades para que ocurran procesos anormales.

Cuando las tortugas hembras alcanzan la madurez sexual, generalmente comienzan un ciclo reproductivo anual, durante el cual los folículos en sus ovarios se agrandan y se llenan de yema. Estos folículos eventualmente ovulan y entran en los oviductos, donde se convierten en las yemas de los huevos. Cuando un folículo pasa a lo largo del oviducto, se forman la clara de huevo y la cáscara del huevo, y los huevos están listos para depositarse en el suelo.

Pueden surgir problemas en cualquier parte de este proceso. En algunos casos, los folículos pueden no ovular y, en cambio, permanecen agrandados (estasis folicular). Con el tiempo, los folículos estáticos pueden comenzar a descomponerse, filtrando material de la yema dentro de la tortuga y dando lugar a una afección llamada celomitis de la yema.

En otros casos, otras de las enfermedades comunes de las tortugas acuáticas, ocurre cuando los huevos sin cáscara se retienen demasiado tiempo en los oviductos, donde pueden quedar atrapados. En raras ocasiones, los huevos pueden moverse a áreas inusuales del cuerpo, como el colon o la vejiga urinaria, o incluso aflojarse dentro de la cavidad corporal de la tortuga.

Afortunadamente, el diagnóstico y manejo de tales afecciones se ha vuelto bastante sofisticado en los últimos años, y muchos de estos casos se pueden manejar médica o quirúrgicamente si la afección se detecta lo suficientemente pronto.

Los principios de la cirugía mínimamente invasiva se están aplicando ahora a las tortugas, como en los humanos, y los veterinarios ahora pueden eliminar los óvulos retenidos y los ovarios enfermos cuando sea necesario. Incluso es posible, y bastante razonable, esterilizar a una tortuga hembra antes de que surjan este tipo de problemas.

El prolapso del pene a veces se ve en las tortugas machos. En general, si ve una estructura carnosa que sale del respiradero de una tortuga macho, es un pene hasta que se demuestre lo contrario. Otras afecciones más graves, como el prolapso intestinal o el prolapso del oviducto (en las mujeres), pueden ser similares.

Si la estructura de extrusión se retrae dentro del respiradero sin incidentes, es probable que tenga una tortuga macho normal. Sin embargo, a veces, el pene puede traumatizarse durante los intentos de reproducción (las tortugas a veces incluso intentan copular con cualquier cosa que se parezca a una tortuga, incluidas las rocas). Si el pene permanece extruido, se necesita intervención veterinaria. El manejo médico se usa para reducir cualquier hinchazón, y es posible que se necesite cirugía para reemplazar temporalmente el pene dentro del respiradero.

A veces, la amputación del pene debe realizarse si no se puede salvar. El procedimiento probablemente hace que la tortuga sea infértil, aunque si los testículos no se han eliminado, la producción de esperma puede continuar. Si no se necesita una tortuga macho para un programa de reproducción, es posible y práctico tener la tortuga esterilizada, si se desea.

Tortugas Acuáticas

4.- Cuerpos extraños en tortugas acuáticas

Las tortugas son muy curiosas, y a menudo comen cualquier cosa que sea lo suficientemente pequeña como para ingerir, es por ello, que este tipo de patologias son de las enfermdades comunes en tortugas acuáticas. Una vez ingeridos, los artículos que no son alimentos se denominan cuerpos extraños. Se pueden consumir materiales como grava, monedas y joyas. Si la tortuga es bastante grande en relación con el tamaño del objeto, los cuerpos extraños pueden pasar a través del sistema digestivo de la tortuga sin incidentes, es por ello, que estas patologías se han convertido es una de las enfermedades comunes de las tortugas acuáticas por estos días.

Pero si los objetos son grandes, numerosos o pesados, pueden quedar atrapados en el sistema digestivo de la tortuga y causar una obstrucción. Las obstrucciones pueden poner en peligro la vida con el tiempo, pero si se detectan lo suficientemente pronto, el paciente a menudo se puede manejar con éxito mediante endoscopia o cirugía.

Los anzuelos son un tipo específico de cuerpo extraño, y aunque sería inusual que una tortuga mascota ingiera un anzuelo, los anzuelos se ven comúnmente en tortugas acuáticas salvajes que se presentan en centros de rehabilitación. El resultado de la ingestión de anzuelo es bastante variable y depende del tipo de anzuelo, la ubicación en la que se ha alojado y si hay una línea de pesca conectada.

En casos simples, un solo gancho está presente en la boca, donde se puede quitar fácilmente. En casos complicados, el anzuelo se aloja profundamente en el esófago cerca de la base del corazón, y una larga línea de pesca se extiende hacia los intestinos, donde corta gradualmente la pared intestinal.

El manejo de cada caso es diferente, y el veterinario usará una variedad de información para determinar cómo manejar cada caso.

5.- Trauma en tortugas acuáticas

El caparazón de una tortuga mascota puede ser dañado por un perro o, a veces, por accidentes más graves que involucran, por ejemplo, un cortacésped o un traumatismo vehicular. Algunos casos graves pueden justificar la eutanasia, pero muchos se pueden manejar con éxito con diversas técnicas de reparación de conchas. Estos métodos se enseñan con frecuencia en conferencias de veterinaria y rehabilitación, por lo que muchos veterinarios pueden proporcionar dichos servicios.

Es importante reconocer que, además del trauma obvio de la concha, a menudo hay problemas más graves, como pérdida de sangre, frecuencia cardíaca baja y dolor intenso. Por lo tanto, los pacientes con trauma deben ser manejados completamente.

El número de incidencias de este tipo, lleva a esta afección a formar parte de nuestra lista de enfermedades comunes de las tortugas acuáticas.

Deja un comentario