Linfangiectasia En Perros: Causas, Síntomas, Diagnóstico, Prevención

Ningún dueño de una mascota quiere escuchar que su compañero amoroso sufre de una condición de salud, especialmente si se trata de linfangiectasia. Si tu perro comienza a mostrar síntomas alarmantes, le recomendamos que acuda a un veterinario lo antes posible. Cuanto antes su veterinario sea capaz de atrapar la Linfangiectasia en perros, más rápido lo pueden poner en un plan de tratamiento y volver a la normalidad.

Este artículo destacará los signos, síntomas y métodos de tratamiento de la linfangiectasia en perros. Una vez que tú, como propietario, tengas plena conciencia de esta información, podrás brindar un mejor apoyo y cuidado a tu amigo de cuatro patas.

¿Qué es la linfangiectasia en perros?

La linfangiectasia en perros se puede dividir fácilmente en dos partes simples: linfático y angiectasia. La «linfa» se define como un líquido que está compuesto de proteínas (albúmina y globulina sérica), sales, glucosa, grasas, agua y glóbulos blancos. Es responsable de transportar, transportar y hacer circular estas sustancias clave por todo el cuerpo dentro de una red de vasos linfáticos. Este movimiento crítico requiere una contracción muscular regular, así como canales saludables.

Linfangiectasia

«Angiectasia» es una condición médica caracterizada por la dilatación o expansión de un vaso sanguíneo o linfático. Uniendo estas dos palabras, «linfangiectasia» es una condición médica, que resulta en la dilatación de los vasos linfáticos que transportan la linfa. Es importante tener en cuenta que esta definición no abarca todo; La linfangiectasia intestinal en los perros también puede referirse a la circulación linfática restringida, que se debe a una obstrucción, en lugar de a la dilatación.

¿Por qué es importante?

Los linfocitos, o glóbulos blancos que contienen linfocitos, funcionan como una línea de defensa secundaria para el sistema inmunológico. Cuando el cuerpo está luchando contra una infección, la circulación adecuada de la linfa ayuda a garantizar que el sistema inmunológico tenga más glóbulos blancos para combatir la enfermedad. Los linfocitos son especialmente importantes cuando una enfermedad está avanzada o es resistente.

En la linfangiectasia, la dilatación de los vasos linfáticos afecta el flujo normal de la linfa. Si la linfa no puede fluir como se espera, entonces los linfocitos no estarán disponibles para combatir infecciones o reducir la inflamación canina dentro del cuerpo. Por esta razón, la linfangiectasia es responsable de un sistema inmunitario críticamente comprometido.

Además de combatir las enfermedades con linfocitos, el sistema linfático también es responsable de mantener el equilibrio basado en líquidos. Sin embargo, cuando los vasos linfáticos se dilatan, se pueden abrir y reventar. La rotura de un vaso linfático da como resultado directamente una variedad de anomalías de salud, dependiendo de la ubicación de la rotura.

Ya sea en perros o en humanos, esto puede ocurrir en los intestinos, el abdomen, los riñones, el corazón, los pulmones y la piel. En tal caso, el exceso de linfa se filtra y el equilibrio interno de fluidos se altera. Esto significa que los linfocitos se están acumulando en áreas donde no se pueden utilizar. La rotura de un vaso linfático es inútil, ya que no puede transportar proteínas, grasas y nutrientes. Esto se complica por el problema de que estas sustancias ahora están atrapadas bajo una capa gruesa de líquido linfático. Por estas dos razones,

¿Qué causa la linfangiectasia en perros?

La linfangiectasia puede existir como condición primaria o secundaria. Esta clasificación se basa en si la linfangiectasia es la enfermedad primaria o secundaria a una enfermedad prevalente.

Linfangiectasia primaria

 En su forma primaria o congénita, la linfangiectasia en perros se desarrolla por sí sola. Esto se debe a una malformación de desarrollo preexistente de los vasos linfáticos que se presenta como una de las siguientes formas:

  • Colecistitis: esto ocurre cuando hay líquido linfático en la cavidad abdominal.
  • Quilotórax: aquí, el líquido linfático se acumula en la cavidad torácica.
  • Linfangiectasia intestinal: esta afección, también conocida como enteropatía por pérdida de proteínas (PLE, por sus siglas en inglés) o enfermedad de Waldmann, produce una pérdida excesiva de proteínas en el intestino delgado del tracto gastrointestinal (GI).
  • Linfedema: se trata de una hinchazón aparentemente física y generalizada, que resulta de un drenaje linfático inadecuado.
  • Obstrucción del conducto torácico: el conducto torácico es el vaso principal del sistema linfático. La obstrucción de este vaso provoca una disminución de la capacidad para drenar la linfa en muchas regiones importantes, incluidas las cavidades torácica y abdominal.
  • Malformación generalizada: se refiere a una aparición excesiva de vasos linfáticos muy ensanchados.

Linfangiectasia secundaria

En su forma secundaria, la linfangiectasia en perros se desarrolla como un efecto secundario de una enfermedad subyacente más grave. La linfangiectasia secundaria se asocia comúnmente con una de las siguientes enfermedades:

salud del perro
  • Cáncer: la linfangiectasia secundaria puede resultar de la obstrucción linfática de los granulomas que causan cáncer. Los granulomas son masas en exceso de tejido causadas por la inflamación de la enfermedad.
  • Pericarditis constrictiva: esta afección produce un pericardio inflamado, que es la membrana que rodea el corazón. La inflamación en esta región provoca un aumento de la presión, conocida como hipertensión venosa central. Este aumento de presión impide la circulación linfática.
  • Enfermedad hepática venooclusiva: en esta enfermedad, las venas que rodean el hígado están obstruidas. Esta obstrucción también afecta a los vasos linfáticos.
  • Insuficiencia cardíaca derecha: un aumento en la presión venosa central provoca una afección marcada por lesiones cardíacas. Este aumento de la presión hace que los vasos linfáticos se dilaten y eventualmente se rompan.

Si el diagnóstico es linfangiectasia primaria o secundaria, cualquiera de los dos casos puede ser fatal si el cuerpo deja de responder a la medicación. Los casos de aumento de la dilatación u obstrucción de los vasos que transportan la linfa dan como resultado un líquido rico en nutrientes, que se filtra o queda atrapado en una cavidad corporal. En el caso de aumento de la dilatación, todos los subcomponentes vitales de la linfa se absorben singularmente en la ubicación de la ruptura, en lugar de dispersarse uniformemente.

Esto resulta en niveles generales más bajos de linfocitos, así como de grasas y proteínas críticas, albúmina sérica y globulina. En conjunto, la albúmina sérica y la globulina constituyen más del 90% de las proteínas de la sangre. Estos son de importancia crítica para ayudar en la función inmune, así como para transportar lípidos, hormonas e iones.

Síntomas de linfangiectasia en perros

En los perros, la linfangiectasia secundaria es más común que la linfangiectasia primaria. Si tu perro muestra síntomas asociados con linfangiectasia, existe una mayor probabilidad de que otra enfermedad, a menudo más grave, esté presente al mismo tiempo. Una vez diagnosticado, es importante que los dueños de perros comprendan que la linfangiectasia rara vez se cura.

Después de que los síntomas disminuyen, la linfangiectasia es más comúnmente en un estado de remisión. Puede estallar nuevamente dentro de la vida del perro y la identificación temprana de los síntomas es crucial para una intervención exitosa.

  • Diarrea crónica: comúnmente se define como un aumento en la frecuencia, disminución de la consistencia o volumen elevado de heces durante un período superior a tres semanas.
  • Vómitos: los perros que vomitan varias veces en un período de 24 horas deben ser escoltados de inmediato al veterinario. Sin embargo, vomitar más de dos veces durante un período de dos días también requeriría una visita al veterinario.
  • Pérdida del apetito: la pérdida prolongada del apetito se define como no comer dentro de un período de 48 horas. La pérdida de apetito en un período más corto puede deberse a una situación estresante o malestar estomacal. Si un perro no come durante dos días, busque atención veterinaria inmediata.
  • Pérdida de peso: la pérdida de peso segura se define como una disminución mensual del 3-5% en el peso corporal total. Aquí hay un ejemplo. Si tu perro de 100 lb pierde más de 3 a 5 libras en un mes determinado, esto podría ser un síntoma de una enfermedad subyacente.
  • Letargo: Esto generalmente se ve como un comportamiento somnoliento o lento. Los perros pueden mostrar poca o ninguna energía además de la siesta excesiva.
  • Líquido en exceso: esta alerta si detectas una acumulación excesiva de líquido en una de las tres áreas principales: el abdomen, el tórax o directamente debajo de la piel. Esto resulta en una apariencia notablemente hinchada en una de las siguientes áreas:
    • Abdomen: si tu perro come menos, duerme más o tiene dificultades para respirar en el perro, estos pueden ser signos de que su perro sufre de la incómoda presión asociada con la acumulación de líquido en la región abdominal. La acumulación de líquido en el abdomen también se conoce como ascitis.
    • Pecho: el exceso de líquido en el tórax es un precursor directo de los síntomas de dificultad para respirar, como jadeo o sibilancia, conocido como Dypsea. Esta forma de acumulación de líquido es extremadamente peligrosa ya que la cavidad torácica afectada rodea el corazón y los pulmones. A medida que se llena de líquido o derrame pleural, los síntomas pueden empeorar rápidamente.
    • Piel: cuando la capa de tejido debajo de la piel se acumula y retiene líquido, se producirá una hinchazón. Esto se ve comúnmente en las extremidades, que generalmente comienza cerca de la pata y se extiende hacia el hombro o la cadera. Esta forma localizada de acumulación de líquido también se conoce como linfadema.

Diagnóstico de linfangiectasia en perros

Al igual que con cualquier tipo de proceso de diagnóstico, los laboratorios pueden realizar pruebas para detectar enfermedades específicas. A continuación se presentan las pruebas más comunes que un veterinario puede querer realizar cuando un perro se presenta con síntomas asociados con linfangiectasia en perros.

  • Perfil completo de la sangre: un perfil completo de la sangre es un procedimiento de diagnóstico de rutina que puede abarcar una o más de las siguientes pruebas: un perfil químico de la sangre, un hemograma completo y un análisis de orina. Los signos de linfangiectasia en perros pueden estar indicados por niveles bajos de albúmina, colesterol y / o linfocitos.
  • Registro de ECG: esto simplemente permite al veterinario escuchar cualquier anomalía en los latidos del corazón, indicada por corrientes eléctricas anormales dentro de los músculos del corazón.
  • Endoscopia: aunque es moderadamente invasiva y un poco incómodo, una endoscopia puede proporcionar información valiosa sobre la salud de los tejidos intestinales. Durante este procedimiento, se puede realizar una biopsia de una muestra de tejido fluido para realizar más pruebas de laboratorio, lo que permite al veterinario saber si los vasos linfáticos están dilatados.
  • Frotis fecal: esta prueba se puede realizar para descartar parásitos intestinales y agentes infecciosos.
  • Ecografía: si los síntomas están avanzados, se puede realizar una ecografía abdominal para detectar una insuficiencia cardíaca congestiva.
  • Rayos X: se pueden hacer radiografías abdominales o de tórax para descartar afecciones inflamatorias graves, como enfermedad cardíaca y cáncer.
Linfangiectasia En Perros

Tratamiento de la linfangiectasia en perros

  • Dieta (Disminución de la grasa): dado que una gran parte de la linfa está compuesta de grasa, los niveles más altos de grasa en la dieta generalmente se corresponden con una mayor producción de linfa. Una recomendación común es evitar los alimentos con alto contenido de grasa. Pídale a un veterinario que le recomiende una comida para perros con receta baja en grasa.
    • Apunta a una dieta con 10-15% de grasa.
  • Dieta (Aumento de proteínas): a diferencia de las grasas, la ingesta de proteínas debe aumentarse para contrarrestar la pérdida excesiva de proteínas en el tracto gastrointestinal.
    • Apunta a una dieta con 20-25% de proteínas.
  • Masaje: un masaje de drenaje linfático puede estimular el flujo linfático natural y la circulación de líquidos.
  • Medicamentos para la reducción de la inflamación

Prevención de la linfangiectasia en perros

  • Primario: dado que la linfangiectasia en perros primaria es un trastorno genético, la prevención es inevitable. Por suerte, esta condición es rara y la incomodidad relacionada puede suprimirse con una dieta reducida en grasas.
  • Secundario: Similar a la linfangiectasia primaria, no hay forma de prevenir el inicio en su forma secundaria ya que es un efecto secundario de una enfermedad existente. La única estrategia lógica para la prevención es reforzar el sistema inmunológico, previniendo cualquier enfermedad.

Cómo mejorar el sistema inmunológico de tu perro

Dado que la linfangiectasia en perros rara vez se cura, cuando está en remisión, mantener a tu perro sano es primordial. Aunque un sistema inmunitario reforzado puede no proporcionar una cura, es una forma efectiva de maximizar la capacidad de su perro para combatir otras enfermedades.

  • Dieta: una forma vital de mantener saludable el sistema inmunológico de tu perro es a través del mantenimiento de bacterias «buenas» en el intestino. Sorprendentemente, más de dos tercios del sistema inmunológico está estacionado dentro del tracto intestinal. Esta región es la única responsable de mantener un equilibrio bacteriano saludable. La mejor dieta para estimular el sistema inmunológico incluye una combinación de carne fresca y verduras, mientras se evita el almidón y los granos. Busca el consejo de un veterinario si no está seguro de lo que se recomienda para la raza, el tamaño, la edad y la salud de tu perro.
  • Ejercicio: ¡Convierta el ejercicio diario regular en la rutina de tu perro! Esto es importante para prevenir la enfermedad causada por el exceso de grasa, que debilitará de manera incremental el sistema inmunológico. Dependiendo de los intereses de tu perro, incluya una o más de las siguientes actividades: llevar a tu perro a correr, lanzar una pelota de tenis, jugar a la persecución en la casa o practicar trucos. La mayoría de los veterinarios recomiendan un total de ejercicio diario que varía de 30 minutos a dos horas, dependiendo del tamaño y la raza de tu perro.

Aunque ningún perro está exento de la aparición de linfangiectasia, las siguientes razas son más susceptibles: Yorkies, Basenjis y Wheaten Terriers. Dentro de estas tres razas, un mayor porcentaje son hembras. Sin embargo, los estudios generales han encontrado que la linfangiectasia en perros tiende a ser específica para la edad, pero neutral en cuanto al género. Mientras que los machos y las hembras son igualmente susceptibles, los perros de mediana edad tienen un mayor riesgo.

Ten la seguridad de que la linfangiectasia en perros no es algo por lo que deban preocuparse los dueños de perros, ya que es congénita o un efecto secundario inevitable. La única forma real de ayudar a tu perro es tomando los pasos necesarios para mantener un sistema inmunológico óptimo.

Deja un comentario