Tenias O Cestodos En Gatos | Causas, Síntomas Y Tratamiento

Los cestodos o tenias comprenden un gran conjunto de parásitos que, como adultos, se encuentran en el tracto intestinal de los vertebrados. Más típicamente, las tenias son adquiridas por el hospedador final ingiriendo un hospedador intermedio que contiene una etapa larvaria de la tenia. Los cestodos en gatos son gusanos planos y segmentados con ganchos que anclan al gusano a la pared del intestino delgado, donde se alimenta de los nutrientes que ingiere el gato.

Cestodos en gatos

Cestodos en gatos

Hay varios tipos de cestodos que pueden infectar a los gatos. El más común se llama Dipylidium caninum y está asociado con las pulgas. La segunda tenia más comúnmente vista se llama Taenia taeniaeformis y está vinculada a pequeños mamíferos, aves y reptiles. Las tenias pueden vivir hasta dos años si no se tratan, pero a menudo no causan un gran daño a su huésped.

Estos gusanos pueden crecer hasta 20 pulgadas de largo, sin embargo, generalmente son más pequeños. Las infestaciones por cestodos en gatos son bastante comunes y el tratamiento veterinario es muy eficaz para erradicarlos. Las tenias son un tipo de parásito intestinal llamado cestodo. Toman la forma de gusanos largos y planos que se asemejan a cintas de color blanquecino. Para infectar a un gato, deben ser ingeridos.

Los cestodos no pueden digerir los alimentos, por lo que para obtener nutrientes se adhieren a las paredes intestinales de otros animales y absorben los alimentos digeridos a través de los orificios de la piel. Los gusanos están formados por segmentos llamados proglótidos que pueden desprenderse y liberar huevos. Estos segmentos salen de un gato con sus heces y pueden verse como pequeños gusanos con forma de arroz.

Ciclo de vida y transmisión

Los cestodos necesitan dos huéspedes para completar su ciclo de vida. Primero está el huésped intermedio (la pulga o un roedor), que pasa la etapa larvaria de la tenia, y el huésped final (el gato), donde las larvas se convierten en una tenia adulta. Los gatos se infectan cuando ingieren una pulga (durante el aseo) o un roedor que contiene larvas de tenia.

Síntomas de los cestodos en gatos

La mayoría de las veces, un gato infectado no exhibirá ningún síntoma notable aparte de los segmentos visibles del gusano en sus movimientos intestinales. En casos extremos de infestación que involucran múltiples gusanos, se pueden observar otros síntomas. Éstos incluyen:

  • Pérdida de peso
  • Diarrea
  • Apetito incrementado
  • Irritabilidad
  • Depresión
  • Pelaje opaco
  • Anemia
  • Debilidad
  • Arrastrar, lamer o morder el ano debido a la picazón
  • Proglótidos blancos en heces
  • Gusanos en vómito (raro)

Causas de los cestodos en gatos

Las tenias generalmente deben ser ingeridas por al menos dos insectos o animales diferentes para completar su ciclo de vida. El primero se conoce como un huésped intermedio y es la principal fuente de infección para otros animales. Diferentes tipos de tenias tienen diferentes hospedadores intermedios:

Dipylidium caninum

Estos gusanos usan pulgas para avanzar a su siguiente etapa de la vida. Una pulga infectada puede morder a un gato para alimentarse, dejando huevos de tenia en la herida de la mordedura. Una vez que un gato lame o muerde la herida por picazón o como parte del aseo general, los huevos de la tenia pueden ser ingeridos. Cuando los huevos llegan a los intestinos, se incuban y se adhieren a las paredes mediante apéndices en forma de gancho.

Taenia taeniaeformis

Los huéspedes intermedios de estos cestodos en gatos pueden ser muchos animales pequeños, incluidos ratones, aves y roedores. Como estas son presas comunes de los gatos domésticos al aire libre, las tenias pueden propagarse fácilmente a los gatos de estos animales. Las tenias crean quistes rellenos de huevo en el hígado del huésped intermedio, que, una vez ingerido, eclosiona dentro del gato.

Diagnóstico de los cestodos en gatos

A menudo, el dueño del gato encuentra las tenias mientras limpia la caja de arena. Una vez que el gato ha sido llevado a una clínica veterinaria, el veterinario completará un examen físico que incluya una mirada cercana al ano del gato, ya que las proglótidas a veces se ven cerca de la abertura.

Si a un gato se le diagnostica pulgas, es prudente suponer que también hay tenias Dipylidium caninum. Se necesitarán varios exámenes fecales para confirmar el tipo de gusanos que han infestado al gato. El examen de los huevos solo a menudo no es preciso, ya que muchos huevos de lombrices se parecen entre sí.

Es posible que necesites recolectar de su gato aproximadamente una cucharadita de material fecal fresco para realizar una prueba de flotación fecal. El excremento se mezcla con una sustancia que es más pesada que los gusanos. Después de 20 minutos, todos los huevos de lombrices flotarán en la superficie de la mezcla y luego se podrán recolectar para su análisis e identificación microscópicos.

Peligros de los cestodos en gatos

En general, las tenias no son dañinas para los gatos, sin embargo, dado que le quitan nutrientes al gato, una infestación grave puede hacer que el gato se vuelva privado de nutrición y pierda peso. Se ha publicado un caso de un gato de establo que desarrolló una obstrucción intestinal debido a una infección por tenia.

Tratamiento de los cestodos en gatos

El tratamiento para librar a su gato de tenias está disponible y es muy efectivo. Siempre consulta a un veterinario antes de elegir un tratamiento y busca medicamentos recetados en las tiendas de mascotas.

Medicamentos para desparasitar

Muchos medicamentos han sido fabricados con el propósito de librar a los gatos de tenias. Estos tratamientos vienen en forma de inyecciones, tabletas y gotas para la piel. Ciertos medicamentos pueden tener efectos secundarios de vómitos y diarrea. Los medicamentos antiparasitarios comúnmente recetados incluyen antihelmínticos, praziquantel, febantel y fenbendazol.

Tratamientos para las pulgas

Si se ha confirmado que tu gato portaba tenias Dipylidium caninum, es posible que también debas comenzar un medicamento regular contra las pulgas para eliminar la posibilidad de reinfección. Los medicamentos para las pulgas a menudo se administran una vez al mes.

Contagio con humanos

No puedes contraer la tenia directamente de tu gato, pero si el gato tiene pulgas es posible contraerla al tragar accidentalmente una pulga que lleva el cisticercoide de la tenia. Es más probable que los humanos se infecten con tenias por comer carne poco hecha.

Los gusanos parásitos son los más comunes para infectar a los humanos y la transmisión se produce de humanos a humanos y, a través de objetos tales como camas. Los gatos no propagan estos gusanos.

Recuperación de los cestodos en gatos

La erradicación de las tenias con medicamentos antiparasitarios es muy exitosa. Muchos propietarios eligen desparasitar a su gato regularmente como medida de precaución. Puede ser necesario mantener al gato dentro de la casa para evitar que cace animales pequeños que portan tenias.

Si el gato también se está recuperando de una infestación de pulgas, pueden ser necesarias precauciones adicionales. Lava todos los juguetes y la ropa de cama del gato con agua caliente. Limpia la caja de arena diariamente y desecha de forma segura todas las heces. Desinfecta la caja de arena regularmente.

En casos extremos, la casa o el patio pueden necesitar tratamiento para las pulgas para prevenir la reinfección. Con el cuidado adecuado, las tenias pueden eliminarse permanentemente de su gato.

Deja un comentario