Otitis En Gatos | Tipos, Causas, Síntomas Y Tratamiento

El aparato auditivo felino, cuando funciona correctamente, es increíblemente efectivo. Mientras que el extremo superior del rango auditivo humano suele estar entre 16 y 20 kilohercios, las orejas de un gato pueden capturar señales acústicas del entorno a 60 kilohercios. Sin embargo, al igual que otros animales, puede haber algunas condiciones que afecten este fascinante órgano. La Otitis en Gatos es una de ellas.

¿Qué es la Otitis en Gatos?

Otitis en gatos

La otitis, por definición, es la inflamación del canal auditivo y el pabellón auricular. La otitis en gatos suele ser un problema multifactorial. Los factores predisponentes son aquellos que pueden permitir que se produzca la inflamación. La estenosis del conducto auditivo y la deformidad pinnal son problemas mucho más comunes en perros que en gatos. Los entornos de alta humedad o los gatos que nadan con frecuencia tienen un mayor riesgo debido a la maceración del tejido del canal.

Las causas primarias son aquellas que inducen otitis directamente. Los cuerpos extraños o ectoparásitos son las causas más comunes. Aunque algunos gatos alérgicos tendrán otitis concurrente, esto ocurre con mucha menos frecuencia que en el perro. Las causas primarias adicionales incluyen: enfermedades autoinmunes, neoplasias y causas fúngicas. Un pólipo suele ser el resultado de una inflamación crónica. Sin embargo, en algunos casos, la presencia de un pólipo puede llevar a una inflamación del canal auditivo.

Tipos de Otitis en Gatos

Existen diferentes tipos de otitis según su causa y el área de la oreja a la que afecta. Según la zona afectada los tipos pueden clasificarse como:

Otitis externa

Este resulta ser el tipo más común de otitis en gatos. Sin embargo, es el menos grave y el más fácil para tratar. Afecta el oído externo, es decir, el canal auditivo desde el oído hasta el tímpano. Si esta otitis es muy grave, la pinna está muy afectada y puede perforar el tímpano. Esto propaga la inflamación y la afección al medio del oído, lo que causa una otitis media secundaria.

La causa más común de otitis externa y sus consecuencias frecuentemente adversas es el ácaro del oído (Otodectes cynotis). Este es un parásito diminuto, parecido a una araña, que puede florecer dentro del oído felino.

Otro organismo que puede precipitar la otitis externa es un hongo unicelular, o levadura, conocido como Malassezia. Todos los oídos felinos tienen Malassezia, forman parte de la flora natural. Pero si algo cambia el clima en el oído, los organismos comienzan a crecer y se vuelven demasiado numerosos. Y terminas con una infección.

Otitis media

Esta otitis suele ocurrir con mayor frecuencia cuando la otitis externa se ha tratado de manera ineficaz. Ocurre en el área del oído medio, donde encontramos el tímpano que se inflama e incluso se rompe debido a una otitis.

Los pólipos inflamatorios también son una causa común de otitis media en los gatos. La propagación de la infección a través del torrente sanguíneo al oído medio también es posible, pero es poco frecuente.

Otitis interna

Esta es la inflamación del oído interno. Usualmente se produce por un traumatismo o es causado por una otitis externa o media mal curada. Debido a su profundidad en el oído se hace más complejo de curar.

Un gato con inflamación del oído interno puede tener una falta general de coordinación lo suficientemente grave como para causar dificultad para levantarse y caminar. Un movimiento rítmico involuntario de los ojos de lado a lado (llamado nistagmo) también se puede observar con la inflamación del oído interno. Si la inflamación se propaga al cerebro, se pueden observar signos neurológicos.

Causas de la otitis en gatos

La otitis en gatos puede ser causada por diferentes cosas, enfermedades o afecciones internas o externas. Algunas de estas son:

Ectoparásitos

Los ectoparásitos que son más comúnmente causantes de la otitis felina son los ácaros. Se trata de unos parásitos externos microscópicos que una vez aumentan a grandes cantidades en un área como el oído, pueden afectar su funcionamiento. El ácaro que afecta los oídos del gato es el Cynotis otodectes. Este no solo se encuentra en el oído cuando infesta al animal. También puede encontrarse en la piel, especialmente en la cabeza y el cuello.

Bacterias y hongos

Estos son solo patógenos oportunistas que son responsables de lo que se conoce como otitis secundaria. Lo que hacen es aprovechar situaciones como el exceso de humedad o agua residual, la presencia de un cuerpo extraño, traumas, alergias o irritaciones. Las bacterias que más comúnmente causan otitis son Pseudomonas aeruginosa, Pasteurella multocida, e. coli y Proteus. Por su parte el hongo más común es la malassezia.

Cuerpos extraños

A veces, especialmente en el caso de gatos que pasan mucho tiempo afuera, ciertos objetos como hojas, ramitas y tallos pueden ingresar al canal auditivo. Estos se convierten en un cuerpo extraño alojado en la oreja de nuestro gato. Este objeto alojado en el canal auditivo molestará al animal y, por lo tanto, tratará de eliminarlo, generalmente sin éxito. Finalmente se termina con un daño en el oído y una severa inflamación que producirá otitis secundaria.

Trauma

Otra razón que puede causar otitis secundaria son las lesiones. Por ejemplo, un golpe que ha producido daños internos y de esta inflamación y lesiones, las bacterias y los hongos se aprovechan y provocan otitis.

Otras enfermedades

La otitis secundaria generalmente ocurre más comúnmente debido a lo mencionado anteriormente. Sin embargo también puede surgir de otras enfermedades que el felino ya sufre y, por lo tanto, puede ser un síntoma de esta enfermedad. Por ejemplo:

  • Problema de queratinización: es un defecto que se hereda. La deficiencia en la queratinización provoca inflamación y seborrea. Esto a su vez hace que se produzcan otitis secundarias ceruminosas y eritematosas.
  • Alergia a los alimentos: este tipo de alergia es más común en perros, pero también se observa en gatos domésticos. Pueden causar otitis en gatos de tipo secundaria, sobre todo cuando dichos procesos alérgicos han ocasionado anteriormente dermatosis facial.
  • Hipersensibilidad por contacto: los gatos suelen ser muy sensibles a algunos productos y medicamentos. Pero sobre todo a ciertos tipos como las gotas para los oídos. Estos comúnmente les producen una irritación severa en el canal auditivo, lo ocasiona una otitis secundaria.
  • Enfermedades inmunes: este tipo de enfermedades suelen estar asociadas con lesiones y otitis externa. Debido que estas reducen considerablemente las defensas del gato, las bacterias y los hongos tienen mayor oportunidad para proliferar. En consecuencia se produce otitis externa secundaria.
  • Tumores: en algunos casos, sobre todo en gatos mayores, la otitis es recurrente y puede volverse crónica. En estos casos es posible que exista un tumor, ya sea benigno o maligno, en ciertas estructuras del oído.
  • Pólipos nasofaríngeos: estas formaciones benignas son comunes en los gatos jóvenes. Suelen ser detectados en el oído medio, canal auditivo y otras áreas de la mucosa nasofaríngea. Junto a los cuerpos extraños, estas formaciones son la causa más común de otitis externa unilateral.
  • Otras enfermedades que causan otitis en gatos: sarna, seborrea, trastornos metabólicos, endocrinos y nutricionales.

Síntomas de Otitis en Gatos

Los síntomas de una infección de oído a menudo son muy sutiles al principio, y muchos casos pasan desapercibidos hasta que pasan a un estado más grave. La mayoría de las causas de otitis en gatos producen los mismos síntomas, por lo que se necesitan pruebas adicionales para hacer un diagnóstico. Los síntomas a tener en cuenta son los siguientes:

  • Mal olor en las orejas
  • Dolor cuando se tocan las orejas
  • Corteza o escamas alrededor de las orejas
  • Exceso de cera en el oído mezclado con exudado, que puede ser sangriento o purulento
  • Úlceras
  • Lesiones
  • Eritema (enrojecimiento de la piel)
  • Sacudir la cabeza
  • Falta de equilibrio
  • Cambios de comportamiento
  • Ladear la cabeza
  • Pérdida de audición
  • Otohematoma

Diagnóstico de la Otitis en Gatos

La Otitis en Gatos puede ser diagnosticada de varias maneras. Por ejemplo, se puede usar la imagenología. Por ejemplo el uso de rayos X es común para diagnosticar otitis media. También se puede usar una resonancia magnética para identificar las acumulaciones de líquido o los crecimientos en los tejidos blandos del oído medio.

Otras formas de diagnosticar la otitis en gatos incluyen el raspado de la piel que se hace en las orejeras del gato. Esto se hace para lograr detectar parásitos. También la biopsia de la piel se puede utilizar para detectar las enfermedades autoinmunes. Sin embargo, la herramienta más importante para diagnosticar la otitis externa, media e interna es un examen microscópico de la secreción del oído llamada exudado auditivo.

Tratamiento de la otitis en gatos

Las infecciones de oído en los gatos pueden ser manejables si no son completamente curables. Esto por supuesto si se identifican correctamente y se tratan rápidamente. Si la causa exacta no se ha identificado correctamente, la infección puede volver y convertirse en un problema crónico.

Antibióticos

Se puede prescribir un antibiótico tópico u oral si se ha identificado una infección bacteriana. Si hay presencia de otitis media o interna, puede ser necesario un antibiótico sistémico para erradicar las bacterias dañinas. Las recetas generalmente duran de 1 a 4 semanas.

Medicación antimicótica

Si se ha descubierto que un hongo es la causa de la infección, se puede recetar un medicamento antimicótico, como el itraconazol, para restablecer el equilibrio de la flora natural de la oreja. En casos leves, la prescripción puede durar solo un mes. En casos más avanzados, el medicamento deberá administrarse durante un período de tiempo más prolongado.

Medicación antiparasitaria

Una receta mensual antiparasitaria puede ayudar a eliminar los parásitos dañinos, como los ácaros del oído. Estos medicamentos a menudo se aplican tópicamente y previenen una amplia gama de infecciones por insectos y parásitos.

Limpieza completa

Es mejor permitir que un profesional realice una limpieza completa de la oreja, preferiblemente mientras el gato está sedado. La limpieza eliminará toda la acumulación de cera y exudado dentro del canal auditivo.

Remoción quirúrgica

En casos muy graves, puede ser necesario eliminar el tejido y los materiales infectados e inflamados en el oído para eliminar la infección. A veces, las partes del oído que son esenciales para el correcto funcionamiento deben eliminarse en este proceso. Se requiere anestesia general para el procedimiento.

Recuperación de la otitis en gatos

Si tu gato se ha sometido a una cirugía, es muy importante seguir todas las pautas en el hogar para una atención adecuada. Evita que tu gato se rasque la oreja. Se puede necesitar un collar isabelino para asegurar que el oído sane. Administrar todos los analgésicos y medicamentos según lo prescrito. Vigilar el oído para detectar signos de recurrencia de la infección. El gato puede quedar permanentemente sordo después de la cirugía o si la infección daña los componentes del oído interno.

Es mejor continuar el tratamiento durante un mes después de que desaparezcan los síntomas para asegurarse de que la infección haya desaparecido realmente. Una cita de seguimiento con el veterinario puede confirmar si la infección se ha erradicado con éxito o no. Haz que tu veterinario te muestre cómo limpiar adecuadamente las orejas de tu gato para ayudar con la curación. La suavidad es esencial, ya que la limpieza excesiva puede causar más daños. Mantén una buena higiene de los oídos limpiando una o dos veces por semana.

Deja un comentario