Micoplasma En Gatos | Causas, Síntomas, Diagnóstico Y Tratamiento

El micoplasma en gatos es conocido también llamado anemia infecciosa felina o micoplasmosis hemotrópica felina. Esta es una enfermedad que afecta a los gatos y que es causada por una infección de una especie de parásito bacteriano llamada Mycoplasma haemofelis. Esta enfermedad puede llegar a causar la muerte si no es diagnosticada y tratada por un médico veterinario a tiempo.

¿Qué es la infección por micoplasma en gatos?

Micoplasma En Gatos

La infección por micoplasma es causada por un tipo de bacteria que actúa como un parásito en la sangre y causa anemia y otros signos de infección. El tratamiento con antibióticos puede ser necesario para superar la enfermedad, especialmente en gatos con un rendimiento inmunológico deficiente.

La infección por micoplasma es una afección médica que afecta a gatos, perros, animales de granja y personas. Las bacterias están presentes en la mayoría de los ambientes. La mayoría de los animales sanos experimentarán poco o ningún síntoma, pero los muy jóvenes o viejos o aquellos con trastornos inmunes pueden tener anemia grave y otros signos de infección. El micoplasma en gatos comúnmente causa síntomas respiratorios como bronquitis y neumonía, pero también puede causar infección en otras partes del cuerpo.

Síntomas de la infección por micoplasma en gatos

Los síntomas de la infección por micoplasma pueden variar según varios factores. El síntoma más común es la anemia. Los signos clínicos pueden variar según la gravedad de la infección y el estado inmunológico del gato. Algunos síntomas son considerablemente más graves en los animales que tienen trastornos inmunitarios y sistemas inmunitarios debilitados.

La ubicación de la infección también afecta el tipo de síntomas que tendrá el gato. Las infecciones pueden localizarse en el sistema respiratorio, el tracto urinario, las articulaciones o el sistema reproductivo.

Los síntomas comunes incluyen:

  • Anemia
  • Letargo
  • Falta de apetito
  • Debilidad
  • Fiebre
  • Coloración amarillenta de la piel (Icterus o ictericia).
  • Piel y membranas mucosas pálidas
  • Secreción nasal u ocular

Los síntomas relacionados con la ubicación de la infección incluyen:

  • Estornudos
  • Dificultad para respirar
  • Tos
  • Neumonía
  • Inflamación de las articulaciones
  • Dificultad para moverse
  • Infección del tracto urinario
  • Abscesos
  • Problemas reproductivos (incluido el aborto espontáneo y el desarrollo fetal deficiente)

Causas de la infección por micoplasma en gatos

La infección por micoplasma es causada por la exposición a las bacterias. Esto puede ocurrir en casi cualquier entorno, ya que este tipo de bacteria es muy común. Se puede propagar fácilmente entre los animales, lo que lo hace común en refugios así como en casas con múltiples mascotas.

La infección no se limita a los gatos, y puede contraerse o darse a otros animales de compañía. Los seres humanos también están en riesgo de infección. La inmunodeficiencia y las condiciones que debilitan o suprimen el sistema inmunológico aumentan el riesgo de contraer la enfermedad.

Diagnóstico de la infección por micoplasma en gatos

Un veterinario puede diagnosticar la infección por Micoplasma utilizando diversos procedimientos de pruebas médicas para confirmar visualmente los organismos en la sangre, la orina u otros líquidos. Antes de continuar con este paso, se requiere un examen físico y el historial médico del gato.

Prepárate para hablar sobre los síntomas y los plazos asociados con la enfermedad de tu mascota. Si los signos clínicos apuntan a una infección bacteriana, el veterinario recolectará líquidos para realizar pruebas.

El líquido recolectado dependerá del tipo y la ubicación de los síntomas que esté exhibiendo el gato. Por ejemplo, un análisis de orina es efectivo en situaciones donde el animal tiene síntomas relacionados con las funciones renales. También se pueden analizar muestras de líquido articular, moco y sangre. Se ha demostrado que la tinción con tintes es un método eficaz para localizar las bacterias que causan la infección en los gatos.

Tratamiento de la infección por micoplasma en gatos

No se considera que un tratamiento o protocolo único sea eficaz en el tratamiento de la infección por Micoplasma. Los tratamientos variarán según la gravedad de los síntomas y la ubicación de la infección en el cuerpo. Los antibióticos son la forma más común de tratamiento, pero el tipo de antimicrobiano al que la bacteria es susceptible no es el mismo en todos los casos.

Para superar completamente la enfermedad, los tratamientos pueden continuar por un período prolongado de tiempo. Aunque los planes de tratamiento pueden diferir, la mayoría de los gatos no requerirán hospitalización a menos que sus síntomas sean muy graves o en animales con mala función inmunológica.

Los tratamientos recomendados pueden incluir:

Antibióticos: la mayoría de los gatos requerirán un curso mínimo de antibióticos de siete a diez días para tratar la infección primaria. Debido a que las infecciones por Micoplasma en gatos pueden ser difíciles de erradicar, puede ser necesario más de un ciclo de antibióticos para una recuperación completa.

Analgésicos: si el dolor, la inflamación o la fiebre son intensos, se puede recetar esta categoría de analgésicos. Asegúrate de seguir cuidadosamente las instrucciones de tu veterinario si vas a administrar analgésicos a tu mascota en casa. Demasiado de este tipo de medicamento puede ser muy peligroso para tu mascota.

Recuperación de la infección por micoplasma en gatos

Se espera que la mayoría de los gatos con función inmunitaria normal se recuperen completamente de la enfermedad, aunque puede llevar varias semanas eliminar completamente a la mascota de la infección. Una vez que ha comenzado el tratamiento con antibióticos, se puede esperar una mejoría de los síntomas en unos pocos días.

Los síntomas de la anemia pueden tardar más en recuperarse. Controla cuidadosamente la ingesta de alimentos y agua de tu mascota mientras se está recuperando para asegurarte de que tu gato esté recibiendo la nutrición adecuada para recuperarse. La reinfección es un riesgo para el Micoplasma en gatos, por lo que las áreas de la mascota deben limpiarse y desinfectarse a fondo.

La desinfección continua debe mantenerse hasta que tu gato haya completado sus tratamientos con antibióticos. Si hay varios animales en el hogar, el aislamiento puede ser necesario para prevenir la propagación de la infección. Lleva a tu mascota al veterinario si los síntomas empeoran, no mejoran después de una semana o si regresan.

Prevención

No hay vacunas conocidas disponibles para prevenir la infección por la bacteria que causa la micoplasmosis. Por lo tanto, es poco lo que se puede hacer para prevenir la infección. Las bacterias que causan el micoplasma en gatos pueden eliminarse por secado (por ejemplo, a través de la luz solar) y por desinfección química. Tu veterinario puede guiarte en la selección de productos que funcionarán en tu entorno. La limpieza general y evitar la exposición prolongada a la humedad pueden ser útiles.

Deja un comentario