Calicivirus Felino | Síntomas, Contagio, Tratamiento Y Recuperación

Si tu gato comienza a mostrar signos de resfriado o gripe, como estornudos, secreción alrededor de los ojos y la nariz, y falta de apetito, consulta a un veterinario. Es posible que estés en presencia de una infección viral llamada Calicivirus Felino.

Calicivirus Felino

Calicivirus Felino

El calicivirus felino es un virus infeccioso que es una de las principales causas de infecciones respiratorias en los gatos. El virus puede mutar y desarrollar nuevas cepas, al igual que la gripe humana, lo que hace que las vacunas no siempre sean eficaces.

Diferentes cepas de calicivirus felino causan diferentes síntomas con severidad variable. Estas pueden ir desde secreción de los ojos y la nariz, fiebre, llagas en la boca, pérdida de apetito, letargo y, en casos extremos, cojera.

La infección por calicivirus felino se propaga por contacto directo con el virus por un gato infectado y superficies contaminadas, como los recipientes de comida y agua o la ropa de cama. Si tu compañero felino se infecta, notarás signos como pérdida de apetito, estornudos, secreción de los ojos y la nariz y úlceras en la lengua.

Los signos pueden durar desde unos pocos días hasta unas pocas semanas, dependiendo de la gravedad de la infección. Los gatitos tienden a ser más susceptibles a formas más graves y pueden desarrollar neumonía por la infección viral.

Cómo se contagia el calicivirus felino

Este virus es altamente contagioso y se transmite fácilmente entre los gatos a través de:

El aire

El calicivirus felino se puede propagar a través del aire mediante gotitas y núcleos de gotitas que se liberan cuando un gato estornuda. Aunque que la mayoría de las gotas caen al suelo, contaminando la superficie sobre la cual aterriza, el virus también puede sobrevivir en pequeñas partículas de polvo o caspa.

Esto quiere decir que puede sobrevivir durante horas viajando hasta que otro huésped lo inhale. Una vez ingeridos, estos agentes comienzan a causar estragos en el tracto respiratorio superior.

Contacto con objetos contaminados

Si un gato infectado bebe de un plato o usa una caja de arena, y otro gato entra en contacto con estos objetos, podría contraer fácilmente Calicivirus felino. El saneamiento adecuado es fundamental para mantener a los animales sanos. El no limpiar las superficies o lavar bien los platos de alimentación puede hacer que tu mascota desarrolle esta desagradable enfermedad.

Contacto directo con gatos infectados

Si un gato sano entra en contacto con la saliva, la secreción de los ojos o la nariz, o las heces de un gato infectado, es muy probable que también se infecte. Las casas con múltiples gatos, guarderías y otros negocios donde se guardan numerosos animales en lugares cerrados, deben tomar precauciones adicionales para proteger sus instalaciones de la transmisión del calicivirus felino. Si sospechas que un gato está infectado, aíslalo inmediatamente.

Síntomas del calicivirus felino

Infección aguda de las vías respiratorias superiores

Esta infección aguda es la manifestación más común de la infección por calicivirus felino. Los signos típicos incluyen estornudos, secreción nasal y secreción ocular. Además de conjuntivitis, ulceración de la lengua, letargo, inapetencia y fiebre. Las señales pueden durar desde unos pocos días hasta unas pocas semanas y varían en gravedad. En gatitos jóvenes el virus también puede causar neumonía.

Gingivitis y estomatitis

La gingivitis crónica es una enfermedad común en los gatos, aunque las causas subyacentes no se comprenden completamente. Sin embargo, el calicivirus puede aislarse de prácticamente todos los gatos con esta afección, y se cree que la persistencia de la infección en estos gatos es parte de la causa de la gingivitis.

Sin embargo, esta no es una enfermedad simple, ya que otros gatos expuestos al virus de un gato con gingivitis crónica generalmente solo desarrollarán signos de las vías respiratorias superiores. Por lo tanto, otros factores parecen predisponer a los gatos individuales a desarrollar gingivitis en respuesta a la infección persistente por calicivirus.

Síndrome de cojera

Ocasionalmente, en gatos jóvenes en particular, la infección con calicivirus felino también puede causar inflamación de las articulaciones (artritis). Este es un problema transitorio, que suele durar unos pocos días. Pero el gato puede sentirse extremadamente incómodo con las articulaciones dolorosas durante este tiempo. A menudo, pero no siempre, habrá signos de infección respiratoria al mismo tiempo.

Infección virulenta sistémica por calicivirus felino

En raras ocasiones, se han reportado brotes de enfermedad con cepas patógenas de este virus denominadas Infección virulenta sistémica por calicivirus felino. Estas están asociadas con mutaciones del virus que permiten que se establezca una infección dentro de diferentes órganos y en las células que recubren los vasos sanguíneos.

Esto puede provocar una enfermedad grave, como neumonía, hepatitis (inflamación del hígado), pancreatitis, hinchazón y ulceración de la piel y sangrado de la nariz y el intestino. Afortunadamente, estos brotes son muy raros, pero hasta el 50% o más de los gatos afectados pueden morir.

Diagnóstico del calicivirus felino

Si sospechas que tu gato tiene calicivirus felino, contacta a tu veterinario. El médico recopilará un historial detallado que incluye cuándo notaste por primera vez los síntomas y si tu mascota ha estado en contacto con otros gatos.

Después de un examen físico completo para evaluar la salud del gato y revisar todos los sistemas del cuerpo, el veterinario puede optar por realizar otras pruebas. Un diagnóstico presuntivo es posible basado en la historia y el físico.

Dependiendo de la gravedad de la enfermedad, el veterinario puede tomar radiografías para detectar signos de neumonía o realizar un análisis de sangre para detectar signos de daño en los órganos.

El tratamiento se puede realizar en función de los síntomas. Para un diagnóstico definitivo, el médico puede tomar muestras de las membranas mucosas del ojo o la boca y enviarlas a un laboratorio para su análisis.

Tratamiento del calicivirus felino

No existe un tratamiento específico para la infección inicial con calicivirus felino, pero el veterinario puede prescribir antibióticos para ayudar a prevenir o tratar infecciones bacterianas secundarias. Si tu gato tiene cojeras asociadas, se pueden recetar antiinflamatorios y analgésicos.

Cuando los síntomas son graves, tu gato será hospitalizado para proporcionarle líquidos por vía intravenosa, terapia nutricional y oxígeno, según sea necesario. Si los síntomas de la infección por calicivirus son manejables, proporciona atención de apoyo en el hogar.

Mantén a tu gato cómodo. Puedes usar un humidificador para facilitar la respiración. Limpia sus ojos y nariz según sea necesario para eliminar la secreción. Si tu gato tiene úlceras orales, usa alimentos suaves. En la mayoría de los casos, los síntomas durarán desde unos pocos días hasta unas pocas semanas.

La neumonía puede llegar a ser grave y puede ser potencialmente mortal, especialmente en los gatitos jóvenes. En el caso de la infección sistémica virulenta asociada con calicivirus felino, el 50% o menos de los animales afectados sobreviven.

Medidas para evitar contagios

En las colonias de gatos, cualquier gato que muestre signos clínicos debe aislarse si es posible. También se debe garantizar una higiene estricta con la desinfección de todas las superficies. Además, se deben usar comederos, bandejas de arena e implementos separados para los gatos. También debes cuidar lavarte cuidadosamente tus manos antes de tratar con otros gatos.

Vacuna para el calicivirus felino

La vacunación para el calicivirus felino es importante para todos los gatos. Se recomiendan dos o tres inyecciones en gatitos, comenzando alrededor de las 8 semanas de edad. Los gatos deben recibir un refuerzo al año de edad, y después de eso deben recibir más vacunas de refuerzo cada 1 a 3 años.

La vacunación no necesariamente previene la infección con el virus. Pero reducirá en gran medida la gravedad de la enfermedad clínica. Además, como hay muchas cepas diferentes del virus, es difícil diseñar una vacuna que proteja contra todas ellas. Algunas vacunas más nuevas incorporan más de una cepa de calicivirus para proporcionar una gama más amplia de protección.

Recuperación de una infección por calicivirus felino

El seguimiento después de la recuperación de la enfermedad depende de los síntomas que tu gato pueda haber experimentado. Para los gatos con neumonía, el veterinario puede querer realizar un examen físico después. Además, querrá hacer una examinación con rayos X para confirmar la recuperación.

La mayoría de los gatos infectados continúan eliminando el virus durante aproximadamente 30 días después de la infección, por lo que deberás mantener a tu gato aislado de otros animales. Algunos gatos pueden convertirse en portadores crónicos y pueden eliminar el virus a largo plazo.

Deja un comentario