Bartonella En Gatos | Síntomas, Diagnóstico Y Tratamiento

En las tres últimas décadas, el campo de la investigación de la Bartonella en gatos ha ido aumentando sustancialmente. En la actualidad, hay más de 36 especies reconocidas de Bartonella. Estas se transmiten a través de una serie de vectores como por ejemplo, pulgas, piojos, garrapatas y moscas de la arena.

Bartonella en gatos

Bartonella En Gatos

La bartonelosis es también conocida como enfermedad por rasguño de gato o fiebre por rasguño de gato. Es una enfermedad global en gatos causada por la bacteria Bartonella henselae.

Las bacterias infecciosas se transportan en la saliva y las heces de las pulgas infectadas y ciertos otros parásitos externos. Las pulgas transmiten las bacterias a los gatos en sus heces. Las heces de las pulgas permanecen en la piel del gato y se ingieren cuando el gatito se asea.

Los gatos que adquieren bartonelosis pueden convertirse en portadores. Esta enfermedad es zoonótica, lo que significa que puede transmitirse de los animales a los humanos y viceversa. Por esta razón los gatos pueden transmitir la bacteria Bartonella a las personas a través de rasguños y mordeduras.

Los humanos no pueden contraer la infección de las pulgas, pero tanto los humanos como los gatos pueden infectarse con las garrapatas. Afortunadamente, la mayoría de los casos de bartonelosis humana son leves. El mayor riesgo es para las personas que están inmunocomprometidas.

Los gatos que hacen vida al aire libre, especialmente aquellos que deambulan libremente y no reciben preventivos regulares contra las pulgas, tienen un mayor riesgo de contraer la enfermedad. Esto no significa, sin embargo, que los gatos de interior sean inmunes.

Algunos informes afirman que la Bartonella en gatos ha infectado entre el 12 y el 50 por ciento o más de estas mascotas en los Estados Unidos. Las áreas con climas más cálidos tienen una mayor incidencia de pulgas y, por lo tanto, un mayor porcentaje de gatos infectados con la enfermedad.

Síntomas de la bartonella en gatos

Muchos gatos que han estado expuestos a la Bartonella no se enferman y, por lo tanto, no muestran signos clínicos de la enfermedad. No obstante, estos gatos todavía pueden transmitir la enfermedad a los humanos.

Los gatos enfermos pueden mostrar una variedad de signos clínicos. Estos incluyen afecciones inflamatorias crónicas que afectan los ojos, la boca, el tracto respiratorio, el sistema gastrointestinal e incluso el corazón. Los signos clínicos más específicos pueden incluir:

  • Uveítis (inflamación de una parte del ojo)
  • Estomatitis (inflamación de la boca)
  • Enfermedad inflamatoria intestinal (vómitos crónicos y / o diarrea)
  • Gingivitis (inflamación de las encías)
  • Enfermedad respiratoria superior crónica (estornudos, secreciones nasales y oculares)
  • Fiebre

Los gatos infectados pueden mostrar uno o más de los signos mencionados anteriormente, o ninguno de los anteriores.

Sin embargo, más recientemente, varias enfermedades se han relacionado con la infección por Bartonella en gatos, incluidas infecciones de los ojos, ganglios linfáticos agrandados, dolor muscular, problemas reproductivos y endocarditis, que es la inflamación del corazón.

Diagnóstico de la bartonella en gatos

El diagnóstico de la bartonella en gatos puede ser difícil. Esto es principalmente debido a la dificultad de interpretar los resultados de las varias pruebas diagnósticas así como la naturaleza vaga o intermitente de los síntomas clínicos.

Es necesaria una combinación de signos clínicos que se presenten constantemente así como el historial de exposición por ejemplo las visitas del gato a refugios o su exposición a parásitos, pulgas y garrapatas. También será necesario el resultado positivo del cultivo de sangre o tejido o PCR para confirmar un diagnóstico positivo.

Por lo general, no se recomienda la detección de animales sanos aunque a veces se solicita debido a preocupaciones zoonóticas, especialmente con propietarios inmunocomprometidos.

Tratamiento

La doxiciclina o una combinación de antimicrobianos generalmente se recomiendan para el tratamiento de la bartonelosis clínica. Sin embargo, los dueños de mascotas deben ser conscientes de que la terapia es poco curativa. Más bien se utiliza para reducir la carga bacteriana, mejorar los signos de la enfermedad y mejorar la calidad de vida del paciente. Nota: el tratamiento se recomienda solo para animales con signos clínicos evidentes.

El pronóstico para los gatos con infección por Bartonella depende en gran medida de cómo se presenta la enfermedad y qué partes del cuerpo afecta. En el caso de un gato positivo para Bartonella con una infección ocular profunda, recomendaríamos luteína, zeaxantina, astaxantina y vitaminas E y C para el tratamiento de la infección sistémica.

Se recomienda apoyar cualquier sistema de órganos que necesite apoyo durante el curso de la infección. Cuando se presentan encías inflamadas y rojas secundarias a una infección por Bartonella en gatos, se insta a los propietarios a tratar la inflamación oral de forma natural. Además, se sugiere agregar ubiquinol y probióticos a la dieta, así como aplicar complejo de ácido graso esterificado tópicamente en las encías para ayudar a reducir la inflamación de forma natural.

Prevención de la bartonella en gatos

En la clínica, el refugio y en el hogar, la prevención debe centrarse en reducir o eliminar las pulgas, la suciedad de las pulgas y las garrapatas. Y en la medida de lo posible, prevenir rasguños y mordeduras de animales. Para reducir el riesgo, es importante que los propietarios conozcan el riesgo de enfermedad humana y que estén educados sobre la necesidad de tomar precauciones. En particular, educar y desalentar a los individuos inmunocomprometidos a jugar o ser dueños de gatos jóvenes.

Para reducir el riesgo de una infección humana causada por gatos, mantén las uñas de tu gato recortadas y no juegues ni tientes el juego, lo que puede resultar en una mordedura o rasguño de tu gato. Si tienes dificultades para cortar las uñas de tu gato, llévalo al veterinario o a un peluquero profesional para que las recortes. Se debe enseñar a los niños a jugar suavemente con los gatos y evitar acariciar a los gatos callejeros.

Deja un comentario