Cómo Engordar Un Perro De Forma Segura. Guía Para Dueños

Si bien la obesidad es la principal preocupación para la mayoría de los dueños de perros, hay muchos casos en los que un perro necesita aumentar de peso. Muchos perros descuidados que terminan en un refugio necesitan empacar algunas libras. En otros casos, las condiciones de salud y la infelicidad pueden hacer que tu perro se adelgace. Los perros con bajo peso son susceptibles a muchos problemas, así que aquí te mostramos algunos consejos que te ayudarán a engordar un perro.

Si un perro no obtiene las calorías y el contenido nutricional que necesita, su cuerpo se deteriorará lentamente. Esto a la larga puede conducir a problemas óseos, atrofia muscular, y la insuficiencia de órganos.

Promover el aumento de peso puede parecer una tarea fácil, pero es importante que lo hagas bien. El aumento de peso saludable requiere mucho más que simplemente proporcionarle a tu perro alimentos grasos. De hecho, demasiados alimentos grasos solo conducirán a un aumento de peso excesivo. La clave es encontrar un equilibrio saludable entre la masa muscular y la grasa.

Antes de comenzar cualquier cambio de dieta, es importante que hables con un veterinario calificado. Podrán decirte si el aumento de peso es la mejor opción y darte consejos valiosos sobre cómo hacerlo correctamente.

Identificando el problema

El primer paso en el proceso de recuperación es identificar por qué tu perro tiene bajo peso en primer lugar. Esta información puede ayudarte a crear una estrategia que sea beneficiosa al momento de engordar un perro. Si acabas de adoptar a tu perro, el culpable más probable es la desnutrición. Sin embargo, los perros sanos pueden bajar de peso con el tiempo debido a varias razones.

engordar un perro

Enfermedad

Los perros dejan de comer si sus estómagos no se sienten bien. En la mayoría de los casos, este problema desaparecerá después de uno o dos días. Sin embargo, si tu perro ha perdido una cantidad considerable de peso, el problema puede ser más grave de lo que parece.

Un problema común que causa la pérdida de peso dramática es una infestación de parásitos. Los gusanos pueden propagarse a través de la materia fecal, el agua y mucho más. Tu perro puede estar sufriendo de gusanos sin que te des cuenta.

La mayoría de los gusanos pueden tardar meses en manifestarse en la caca de tu perro. Mientras tanto, están en el tracto gastrointestinal de tu cachorro causando estragos.

Pueden absorber muchos de los nutrientes que tu perro necesita para vivir, dejándolos con solo una fracción de lo que consumen. Esto se traduce en la pérdida de peso.

Si sospechas que la enfermedad es el problema, lleva a tu perro al veterinario. Obtendrán un diagnóstico adecuado y le brindarán opciones de tratamiento que pueden mejorar el apetito y te pueden ayudar a engordar un perro.

Comida inferior

La dieta y comida de tu perro juega un papel muy importante en su salud en general. Es importante que le proporciones a tu cachorro un alimento de alta calidad que les brinde todo el contenido nutricional que necesitan. Los alimentos más baratos utilizan ingredientes de calidad inferior que pueden hacer más daño que beneficio a largo plazo.

Los ingredientes poco saludables como el maíz y la soya no son excelentes para los perros. Se utilizan en alimentos baratos en lugar de proteínas puras. Si bien tu perro puede estar comiendo toda la comida que le proporcionas, es posible que no pueda sostener a tu perro adecuadamente.

Problemas de comportamiento

Si tu perro deja de comer por completo, es posible que desee controlar su comportamiento. Algunos perros son comedores increíblemente exigentes. Pueden aburrirse de sus croquetas estándar o no les gustan ciertos ingredientes.

Si ese es el caso, querrás cambiar los alimentos hasta que encuentres algo que funcione. Alternativamente, puedes agregar una salsa complementaria para hacer que la receta sea más atractiva y puedas engordar un perro satisfactoriamente.

Otro problema que puede estar afectando el apetito de tu cachorro es la depresión o la ansiedad. Los compañeros caninos pueden experimentar una variedad de emociones como los humanos. Estas emociones pueden causar letargo extremo y pérdida de apetito.

Esto es muy común con los perros que se colocan en casas nuevas o aquellos que acaban de experimentar un evento traumático.

Establecer una meta y un plan en consecuencia para engordar un perro

Antes de iniciar el proceso para engordar un perro, es necesario averiguar su peso ideal. Un peso saludable para tu cachorro dependerá de su raza. A partir de ahí, debes crear un plan y apegarte a él.

Uno de los mayores errores que puedes cometer es abordar la tarea sin un plan. Cambiar de método a la mitad puede confundir a tu perro y descarrilar su progreso. Los perros son criaturas de rutina, por lo que debe ser firme sobre cómo lo hace.

Aumentar la ingesta calórica para engordar un perro

La forma más fácil de engordar un perro es ajustar la cantidad de calorías que le das a tu mascota. En el transcurso de las próximas semanas y meses, verás cómo tu perro aumenta de peso. Incluso un pequeño cambio puede hacer una gran diferencia con el tiempo.

Empezar lento

Para garantizar que el proceso de engordar un perro sea exitoso y de manera saludable, debes comenzar el proceso lentamente. Proporcionar a tu perro demasiada comida puede llevar a muchos problemas. Uno de los más comunes es el síndrome de realimentación. Esto ocurre cuando a un perro desnutrido se le suministran grandes cantidades de alimentos demasiado repentinamente. Sus cuerpos no pueden manejar ese cambio. Experimentarán electrolitos y fluctuaciones hormonales.

Comienza por examinar su ingesta calórica actual y agregue 10%. Quédate con este aumento adicional del 10% durante al menos una semana. Mientras tanto, supervisa el progreso y el comportamiento de tu perro. Asegúrate de que estén manejando bien la comida.

También, echa un vistazo a su salud para asegurarte de que está sano. Después de aproximadamente una semana, puedes agregar otro 10%. Puedes repetir esto semanalmente hasta que alcancen una cantidad de calorías saludable que te permitan engordar un perro.

engordar un perro

Comida rica en calorías

Si tu perro ya está acostumbrado a comer una porción considerable de alimentos todos los días, es posible que desee considerar cambiar a una fórmula que contenga calorías. Los alimentos de alta calidad contienen más contenido nutricional por barril que las opciones más baratas.

Ir con alimentos que tienen más proteínas. No solo eso, sino que opta por fuentes de proteínas saludables como la carne de res, pollo, cordero o pescado. Las fuentes reales de carne tienen más aminoácidos que los subproductos o las comidas.

Apunta a un alimento para perros que tenga 20% o más de contenido de proteínas. También puedes suministrar alimentos con un contenido de grasa ligeramente más alto que el promedio de aproximadamente el 10%, pero hacerlo con moderación.

Siempre es mejor ir con más proteínas que conduzcan a la masa muscular. Cuando elijas una fórmula rica en calorías para engordar un perro, echa un vistazo a la lista de ingredientes y elija algo que tenga una cantidad mayor de kilocalorías.

Suplementos alimenticios

También puede agregar suplementos a los alimentos para engordar un perro y aumentar su ingesta de calorías y asegurarte de que estén obteniendo los nutrientes que necesitan. Esta es una gran opción para los perros que son muy quisquillosos.

Mezclar un poco de comida húmeda o salsa aprobada por perros con sus croquetas secas es una opción popular. Es una forma rápida de agregar calorías y mejorar el sabor.

Alternativamente, puedes agregar algunos trozos de comida real. Carne de res cocida o pollo agregar un buen aumento de calorías. Los alimentos que son ricos en vitamina B son ideales. La vitamina B ayuda a descomponer los alimentos que come tu perro y los convierte en energía utilizable.

Algunos ejemplos de alimentos ricos en vitamina B incluyen los huevos y el hígado. Al igual que con cualquier cambio en la dieta, es importante agregar estos ingredientes lentamente para que tu perro no experimente trastornos gastrointestinales.

Proporcionar una comida casera

Si bien la comida para perros disponible en el mercado es excelente, nada supera el contenido nutricional de las comidas crudas caseras. Con una comida casera, puede alterar la receta para satisfacer las necesidades únicas de tu perro. Una de las recetas más populares es la de las bolas de satén.

La receta de la bola de satén se usa comúnmente para engordar un perro en periodos de tiempo relativamente cortos. Es utilizado por los refugios para ayudar a los perros demacrados recuperados. Están llenos de calorías y no tienen ninguna de las cosas desagradables que encontrarás en el kibble más barato.

Las bolas son bastante fáciles de hacer y se pueden almacenar en el refrigerador para su consumo futuro. Lo mejor de todo, los perros aman el sabor de estos alimentos caseros en particular.

Para hacer esta comida rica en calorías, necesitarás:

  • 10 libras de carne molida
  • 1 contenedor de queso cottage 4% de grasa
  • 500 gramos de queso crema
  • 1 taza y cuarto de aceite de oliva
  • 1 taza y media de melaza sin azúcar
  • 10 huevos crudos
  • 10 paquetes de gelatina sin sabor
  • 1 pizca de sal

Hacer estas bolas no podría ser más fácil y lo mejor es que te ayudan a engordar un perro. Todo lo que tienes que hacer es combinar todos los ingredientes en un tazón grande. Asegúrate de dejar las cáscaras de los huevos ya que contienen algo de calcio muy necesario.

Mezcla la creación para que todo se distribuya uniformemente. Luego, simplemente cree bolas de 1 pulgada y tírelas en el congelador. Cuando llegue el momento de una comida, simplemente descongele y déselas a tu cachorro crudo.

Dividir las comidas

Dividir las calorías de tu perro en múltiples comidas pequeñas cada día puede hacer una gran diferencia al momento de engordar un perro, especialmente si está tratando con un perro que tiene poco apetito. Las comidas más pequeñas finalmente aumentarán el metabolismo y los niveles de energía de su perro a lo largo del día.

No solo eso, sino que tu perro estará más emocionado de comer a la hora de la comida. No es raro que los perros exigentes vean su comida como poco apetecible después de haber estado fuera por más de unas pocas horas.

engordar un perro

Cuando dividas sus comidas, asegúrate de mantener las mismas horas todos los días. Esto los entrenará a seguir con su rutina. Comenzarán a sentir hambre cuando se acerque la hora de la comida, lo que ayudará a asegurar que coman hasta el último bocado.

Ejercicio

Para mantenerse saludable, tu perro necesitará hacer suficiente ejercicio todos los días. Mientras que ganar peso ciertamente comienza con un mayor consumo de alimentos, ese alimento adicional debe ir acompañado de un crecimiento muscular.

Los perros demacrados tienden a tener músculos subdesarrollados, por lo que necesitarás que tu perro se mueva para que puedan fortalecerse. Si también ha aumentado su consumo de calorías y proteínas, tienen todo el combustible que necesitan.

Además del crecimiento muscular, el ejercicio puede hacer maravillas con su comportamiento general. Los perros infelices no comen. Brindarles muchas oportunidades para correr y jugar es una excelente manera de mantener el estrés y la ansiedad a raya. Diviértete con tu perro y crea un ambiente de amor que puedan disfrutar.

Mantener resultados

Una vez que tu amigo peludo haya alcanzado su peso objetivo, es importante que les brindes las herramientas que necesitan para mantenerlo. En este punto, puede volver a su consumo de calorías a la normalidad y comenzar a desarrollar una rutina más normal.

Tendrás que encontrar un alimento de alta calidad que esté lleno de proteínas, minerales y vitaminas. Combine esa comida con ejercicio regular y su perro está en camino de llevar una vida larga y saludable.

A ti

Engordar un perro no tiene por qué ser un proceso difícil. Se trata de estar vigilante y paciente. No alcanzarán su peso ideal de la noche a la mañana, por lo que es imperativo que te limites a él para que tu perro pueda recuperarse y prosperar.

Deja un comentario